Libros Libres: el somni de tot lletraferit

Boníssima notícia i millor idea la que hem llegit avui a El País: una llibreria madrilenya on la gratuïtat és marca de la casa. Si pots, paga dotze euros l’any i endu-te el que vulguis, però, sobretot, llegeix! Sembla que la iniciativa (impulsada per la ONG Grupo 2013) és viable i té precedents. Doncs res, llarga vida i visqui la cultura lliure!

Bueníssima notícia y mejor idea la que hemos leído hoy en El País: una libreria madrileña donde la gratuidad es marca de la casa. Si puedes, paga doce euros al año y llévate lo que quieras, pero, sobretodo, lee! Parece que la iniciativa (impulsada por la ONG Grupo 2013) es viable i tiene precedentes. Pues nada, larga vida y viva la cultura libre!

Una librería en Madrid donde puedes no pagar

En este nuevo establecimiento los libros son gratuitos; si quieres puedes contribuir con una ayuda o donando obras

3 OCT 2012 – 04:47 CET

El libro es, sin duda, el perfecto producto cultural anticrisis. No resulta demasiado caro y permite mucho tiempo de entretenimiento y formación, así que la ratio euros/hora sale bastante rentable, sin contar los demás beneficios que producen en el espíritu del lector. Y además, el libro no ha sufrido la brutal subida del IVA en la cultura. Pero, ¿y si hubiera una librería donde los libros fueran completamente gratuitos? ¿En qué cabeza cabe?

Puede parecer una locura, pero en eso consiste el proyecto Libros Libres (Covarrubias, 7, bajo derecha) que recientemente ha abierto sus puertas en el madrileño barrio de Chamberí. Un espacio pequeño y acogedor con las paredes repletas de libros donde uno puede presentarse y elegir los volúmenes que quiera. Aquí no hacen falta guardias de seguridad, alarmas o arcos magnéticos: todo es gratis.

“Es un proyecto alejado de los vínculos económicos, puedes venir tengas dinero o no”, explica Alejando de León, uno de los promotores. “Queremos facilitar el acceso gratuito a la lectura y al cine [también tienen un videoclub en el que duerme un enorme oso panda de peluche]. Aquí los suscriptores no tienen ninguna ventaja sobre los no suscriptores. Los que no puedan permitirse pagar la suscripción, pueden venir igualmente”. La ayuda que piden es de 12 euros al año, es decir, un euro de nada al mes, lo que cuesta un café, que diría un político despistado. Como explican, no es necesario pagar si no se puede, pero hay gente solidaria que incluso decide ayudar con 50 o 100 euros. Por supuesto, también se puede colaborar donando libros, esta es una parte importante del flujo de volúmenes, o trayendo café, tarta o cualquier otra cosa rica. Necesitan 365 suscriptores para que el proyecto sea viable económicamente y continúe después del primer año de andadura. Y no va mal la cosa: en los primeros 12 días abiertos consiguieron más de 120 socios.

Una cosa que sorprende es la calidad de los libros que aquí se encuentran. Muchos de ellos fueron donados por fundaciones y editoriales, y no conforman el típico cementerio de libros sin interés y hechos polvo que se ven en otros locales con propuestas parecidas, como bares con bookcrossing en los que solo quedan residuos editoriales bastante tóxicos o destartaladas bibliotecas de asociaciones o centros sociales okupados. “La gente que viene no trae libros malos, trae libros interesantes, que piensan que pueden gustar a la gente, en buenas ediciones. No esos que nadie quiere tener en casa”, explica Elisa Ortega, otra de las promotoras. Libros de editoriales potentes, algunas novedades, y repartidos en diferentes secciones de Infantil a Poesía o Filosofía: “esta sección es continuamente reordenada por los estudiantes de filosofía que vienen, se ve que no soportan ver a Platón al lado de Ortega y Gasset…”, bromea De León.

Y es que la gente se entusiasma con este proyecto. Muchos se han ofrecido para trabajar voluntariamente en este espacio, donde uno puede además sentarse a leer en un mullido sofá o hacer consultas en un ordenador. La verdad es que es el lugar ideal para que se forme una espontánea tertulia de lectores habituales, como dice la leyenda que se forma en las buenas librerías en torno a un buen librero. Por lo pronto, los organizadores ya barajan la posibilidad de organizar talleres o proyecciones y abrir nuevas posibilidades para este espacio.

El proyecto está inspirado en The Book Thing of Baltimore, una gran librería gratuita en esta ciudad estadounidense. “Un hombre empezó recogiendo libros, los que consideraba buenos, y los vendía a unos 50 céntimos. Los guardaba en su garaje, pero tenía tantos que empezó a repartirlos de manera gratuita. Tanta gente se interesó por el proyecto que el garaje se le quedó pequeño y tuvo que mudarse a otro almacén. Ahora entran y salen de ese local miles de libros semanalmente. Se ha hecho muy famoso en la región”, explica Ortega. 150.000 libros por persona y día es el límite que se han puesto, en clave de humor, en The Book Thing.

En el caso madrileño, Libros Libres nació de la ONG Grupo 2013, un grupo de más de 100 voluntarios que se dedica a dar clases a niños con dificultades académicas (y de otros tipos) que sufren riesgo de exclusión social. En el extranjero colaboran con diferentes centros educativos, envían libros (dentro del proyecto Algo para leer, del que surgió la librería) y tienen a 125 niños becados en países como Nepal, Nicaragua, Colombia, etc.

¿Y qué piensa de esto el atemorizado sector librero y editorial? “Nosotros no nos vemos como competencia sino como complemento. Al final, la cultura genera más cultura, se fomenta el hábito de lectura. Algunas editoriales nos han donado libros y no hemos tenido quejas”, explican los libreros. Curiosamente Libros Libres se inauguró por las mismas fechas que se inauguró, con gran algarabía, el nuevo coloso de las librerías madrileñas, La Central de Callao.

Con la que está cayendo faltan las excusas para no pasarse por Libros Libres a liberar tus libros o a coger otros libros ya liberados. Y luego, a refugiarse a leer en un buen sofá mientras fuera el mundo se derrumba.

Teatre a 1 euro a Madrid contra la pujada del IVA

Com ja vam poder comprovar al llegir la notícia sobre la Casa de la Portera, sembla que a Madrid s’espavilen per no permetre que la cultura acabi per convertir-se en un luxe de les altes èlits. Avui al diari Ara ens parlen de la fórmula ideada pel teatre Prosperidad: espectacles des d’un euro i fins a quinze, segons el que l’espectador vulgui veure i pagar.

Como pudimos comprovar al leer la notícia sobre la Casa de la Portera, parece ser que en Madrid se espabilan para no permitir que la cultura acabe por convertirse en un lujo de las altas élites. Hoy en el diari Ara nos hablan de la fórmula ideada por el teatro Prosperidad: espectáculos des de un euro y hasta quince, según lo que el espectador quiera ver y pagar.

Un teatre de Madrid ofereix espectacles a un euro

“Teatre a un euro a partir de setembre, per l’afany de reinventar-nos i perquè preveiem que la temporada vinent serà complicada” és la fórmula del teatre Prosperidad per fer front a l’augment de l’IVA

EFE Madrid | Actualitzada el 12/08/2012 13:48
El teatre madrileny Prosperidad proposa vendre entrades a un euro, a partir de setembre, per fer front a la crisi i a l’augment de l’IVA. L’espectador és qui decideix quan vol pagar, la franja va d’1 a 15 euros, i s’inspira en la fórmula del microteatre. El teatre ofereix cinc peces curtes, sempre en clau d’humor. Cada peça dura 15 minuts. El preu de la primera peça és d’1 euro, la segona, la tercera i la quarta, costen tres euros cadascuna, i la cinquena, cinc euros.

Els espectadors poden escollir quantes peces volen veure prèviament o una vegada ja ha començat l’espectacle. Les obres quasi sempre seran contemporànies, encara que el teatre no descarta rescatar alguns clàssics com ‘Don Juan Tenorio’. “Són idees perquè la gent no prescindeixi de la cultura. Hem notat un descens de públic i volem incentivar els més joves, perquè també tenim un bar amb preus populars”, ha assegurat la responsable de producció del teatre, Paloma Palacios, que ha reconegut que en aquests moments el que millor funciona a taquilla és el teatre infantil.

“La educación prohibida” 100% crowdfunding

Després d’uns dies de repòs, la Remeiera torna a la càrrega amb les bones notícies.  Avui us deixem una notícia publicada ahir a Público sobre l’estrena de La educación prohibida, primera película en español íntegrament financiada a través del crowdfunding. Es tracta d’un film “documental i argumental” que questiona el model d’educació majoritari fent un repàs d’experiències educatives alternatives en diferents països.

Trás unos días de descanso, laRemeiera vuelve a la carga con las buenas notícias. Hoy os dejamos una notícia publicada ayer en Público sobre el estreno de La educación prohibida, primera película en español íntegramente financiada a través del crowdfunding. Se trata de un film “documental y argumental” que cuestiona el modelo de educación mayoritario, haciendo un repaso de experiencias educativas alternativas en varios países.

‘La educación prohibida’ se libera en todo el mundo

Primera película estrenada en español íntegramente financiada a través del crowdfunding

DAVID BOLLERO LONDRES 12/08/2012 09:30 Actualizado: 12/08/2012 09:48

El próximo lunes 13 de agosto se estrena a nivel mundial ‘La educación prohibida’, un largometraje argentino independiente, que se autodefine “documental y argumental” y parte de la preocupación por el futuro de la Educación de un grupo de estudiantes y licenciados en Comunicación Audiovisual. La cinta toma como punto de partida la necesidad de flexibilizar el modo en que ha sido entendida la Educación durante los últimos 200 años, dejando atrás los planteamientos clásicos.

Uno de los promotores del proyecto, Franco Iacomella, advierte de que “en la actualidad, la Educación está formando a una ciudadanía servil al poder; es así cómo el modelo se ha ido sosteniendo en el tiempo y es lo que se cuestiona en la película”. El argentino llama la atención sobre el hecho de que “se enseña en base a una lógica vertical, en la que los propios alumnos no tienen ninguna participación, ni en los contenidos ni en los métodos y se les forma del mismo modo, como si todos tuvieran la misma capacidad de aprendizaje”.

El largometraje ha despertado el interés de buena parte de la comunidad; sólo su página de Facebook ha conseguido superar los 32.000 seguidores, “lo que para un proyecto independiente es todo un éxito”, subraya Iacomella. Él mismo recuerda cómo “cuando el proyecto arrancó en 2008 no esperábamos que tuviera tan repercusión”. Tanto es así, que en un primer momento los planes pasaban por realizar un corto, pero a medida que se fueron sucediendo las entrevistas el proyecto superó ampliamente las expectativas.

Finalmente, dos años de trabajo realizando 90 entrevistas, casi medio centenar de experiencias educativas alternativas y miles de kilómetros a las espaldas con nueve países en la hoja de ruta (Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, Ecuador, Méjico, Guatemala, Perú y España)… y otro año para montar todo el material surgido de una idea sin guion preconcebido, pero que ha conseguido, sin referirse explícitamente a conflictos estudiantiles como los vividos en Chile, Reino Unido o España, destacar la crisis actual en que está sumida la Educación.

De la práctica a la teoría

Iacomella explica que “el objetivo de la película es abrir un nuevo espacio de debate”, que se aborde el estado de la Educación, la escolarización y el aprendizaje; tres elementos íntimamente relacionados entre sí, matiza el activista, pero que se distinguen claramente en La educación prohibida.

Las 45 experiencias educativas a lo largo de nueve países descritas en la cinta cumplen un doble papel: por un lado, “cuestionar el modelo actual, donde para mucha gente la escuela no es más una institución que monopoliza la Educación”, apunta Iacomella, y por otro, “demostrar que no es una utopía, que se trata de experiencias reales más allá del plano teórico y están siendo llevadas ya a la práctica”.

La película destila creatividad, no sólo en su planteamiento argumental, sino en su ejecución. A lo largo de 10 capítulos temáticos que mezclan documental con ficción se intercalan minutos de animación —hasta 30 en total— realizados con diferentes técnicas —en las que el software libre está muy presente— por artistas de diferentes partes del mundo que han colaborado a través de Internet. Todos estos ingredientes fueron, quizás, los que atrajeron a participar a estrellas del cine argentino como el actor Gastón Pauls, de Nueve Reinas, que se acercó voluntariamente al proyecto.

Proyecto libre 100%

Todo cuanto gira alrededor de La educación prohibida se empapa de la filosofía de la cultura libre y el open source. Iacomella, activista de la P2P Foundation, asegura que “desde el principio concebimos el proyecto como una manera de cuestionar el modo tradicional de hacer cine, no sólo en su producción, sino también en su financiación y distribución”.

Así, el próximo lunes la cinta pasará a convertirse, según sus promotores, en la primera película estrenada en español y financiada íntegramente bajo la fórmula de crowdfunding. ‘La educación prohibida’ se adelanta así a ‘El Cosmonauta’, encargada de abrir camino en esta modalidad de financiación colaborativa hace años pero que acaba de finalizar su montaje y no verá la luz en la gran pantalla hasta mediados del año que viene.

“En un año y cuatro meses aproximadamente”, relata Iacomella, “conseguimos reunir algo más de 50.000 euros con la participación de 704 coproductores”. Para canalizar todas estas contribuciones, el equipo construyó su propio sistema con la plataforma de software libre WordPress. Este espíritu colaborativo se ha trasladado, además, a las labores del subtitulado, que se realiza con la aplicación open source Poodle, y ya cuenta con subtítulos en español, catalán, inglés, francés o portugués, entre otros.

De cara a la distribución, Iacomella asegura que “siempre tuvimos claro, desde el principio, que ésta sería bajo licencia copyleft, puesto que el objetivo es que se difunda lo máximo posible”. Además y dado que se trata de un proyecto independiente y no entra en el circuito comercial de salas de cine, el equipo ha preparado un despliegue internacional de más de 350 proyecciones.

“Todo el que quiera proyectar la película, tan sólo ha de enviarnos una solicitud con los datos y nosotros nos encargamos de publicitarlo en nuestro sitio web”, indica el activista, “porque para nosotros es muy importante recuperar estos espacios para el diálogo, que la gente vea la película y hable de ello”. Este sistema de proyecciones ha calado, con más de medio millar de solicitudes recibidas hasta el momento: “el día del estreno, la película se verá en 140 lugares del mudo“, precisa Iacomella.

Llibres com a armes de transformació social

Una persona desinformada està desarmada. El coneixement i el pensament crític són dues eines fonamentals per l’èsser humà i encara més en els temps que corren. És per això que deu editorials independents s’han unit en associació sota el nom de Contrabandos. La seva idea: fer dels llibres un instrument transformador, recuperar l’interès per les qüestions polítiques, el debat i la reflexió. I és que, com se’ns diu a l’article tot versionant els versos de Celaya: “El libro es un arma cargada de futuro”. Font: Público. Link al web de Contrabandos

Una persona desinformada está desarmada. El conocimiento y el pensamiento crítico son dos herramientas fundamentales para el ser humano, aún más en los tiempos que corren. Es por eso que diez editoriales independientes se han unido en asociación bajo el nombre de Contrabandos. Su idea: hacer de los libros un instrumento transformador, recuperar el interés por las cuestiones políticas, el debate y la reflexión. Y es que, como se nos dice en el artículo versionando los versos de Celaya: “El libro es un arma cargada de futuro”. Fuente: Público. Link a la web de Contrabandos

“El capitalismo ha llegado al final de su trayecto”

Nace Contrabandos, una asociación de diez editoriales independientes centradas en promover el pensamiento crítico con el fin de incidir en la “construcción, reproducción y reinvención del mundo”.

ALEJANDRO TORRÚS Madrid 27/07/2012 18:56 Actualizado: 28/07/2012 12:02

El libro como arma fundamental para la transformación social y el desarrollo del pensamiento crítico. Bajo este principio diez editoriales independientes, entre las que se encuentran El viejo topo,  Icaria u Octadedro, se han agrupado bajo el paragüas de la asociación Contrabandos con un objetivo claro: sacar el libro a la calle y fomentar el debate de ideas para la “reinvención” del sistema . “No somos una asociación gremial que pretenda mejorar la estructura de costes de sus empresas. De hecho, no aceptamos edit

oriales cuyo fin principal sea hacer negocio. Para nosotros lo más importante es la militancia a través de la lectura”, explica a Público Miguel Riera, editor de Montesinos y El viejo topo, dos editoriales integradas en la asociación.

Usted es miembro fundador de la asociación. ¿Con qué espíritu nace Contrabandos?

La idea es que el libro político salga a la calle y con él su espíritu. Queremos organizar y realizar debates que sirvan para construir tiempos y espacios donde surjan nuevas alternativas a estos tiempos de crisis. Queremos ser militantes, pero no en el sentido de partido político.

En su revista inaugural destacan que sus obras tienen la voluntad de desarrollar el pensamiento crítico. ¿Ha estado adormecida la sociedad durante estos años?

Pensamos que en las últimas décadas ha habido una caída de la formación política del ciudadano que, afortunadamente, se está rompiendo con esta crisis. Mucha gente joven se había desinteresado por los temas políticos y ahora esta tendencia se está invirtiendo. Además, creo que en este hecho ha influido la pérdida de prestigio de la dimensión cultural en España. Es decir, hoy en día la cultura no es un valor añadido ni mediática ni socialmente y eso ha tenido un correlato en la caída del libro político y en la formación política de los ciudadanos.

¿Cómo puede influir el libro político o el ensayo en este momento de desperar político de los ciudadanos?

Es fundamental. La gente lee mucho en internet, pero sólo la reflexión profunda permite tomar conocimiento de la realidad tal y como es. Hace cuatro días nadie sabía qué era la prima de riesgo, pero hoy casi todo el mundo lo sabe. Pero el conocimiento de verdad, las consideraciones geopolíticas, lo que está pasando en Siria o en el resto del mundo árabe no se puede comprender a base de titulares. Hay que leer más y en internet es dificil. Los artículos largos no son muy leídos. Por ello pienso que el libro político es fundamental para comprender y ofertar alternativas para la transformación social.

En su declaración de intenciones inciden en la idea del pensamiento crítico y el debate. ¿No ha debatido lo suficiente España sobre su futuro?

En España no se ha discutido nada. Solamente en pequeños reductos de internet o en editoriales marginales se ha hablado de las cosas que están estallando ahora. Pero, por ejemplo, no ha habido una discusión en los medios de comunicación de masas sobre la deriva del socialismo democrático hacia el social liberalismo o ya prácticamente al liberalismo. Solamente a raíz de esta crisis mucha gente se ha dado cuenta de que algo ha cambiado en estos años. Hace falta discusión y debate. Para el pensamiento crítico es fundamental la discrepancia, la crítica o la discusión. Solamente a través de la discusión se puede abrir un camino hacia la luz, aunque suene cursi.

¿A qué se debe este déficit de debate en la esfera pública?

En mi opinión, gran parte de la élite intelectual ha sido cooptada por el poder y sigue así actualmente, mientras que otra parte de los intelectuales, que no han querido entrar en ese juego de poder, se han visto marginados y no han tenido acceso a los medios de comunicación. Aunque siempre hay excepciones, como Público, que abrió una ventana a gente muy sólida sin acceso a los medios.

El libro político se ha visto potenciado por obras como ‘¡Indignaos!’ de Stéphane Hessel. ¿Cree que este ‘boom’ potenciará la visibilidad de sus libros?

Sí, es muy positivo que editoriales comerciales se sumen al ensayo político. Todo suma siempre. Pero nosotros no estamos interesados en el éxito comercial de una obra sino en su difusión a nivel de ideas, y si llega el éxito perfecto, pero siempre es pequeño y secundario.

¿Por qué cree que ha sido marginado, por así decirlo, a lo largo de estos años?
No se puede echar la culpa a nadie de manera concreta porque podríamos echar la culpa a muchos. Al lector porque no busca este tipo de libros, a los centros comerciales por buscar una rentabilidad máxima al especio que tienen, a las distribuidoras y a las editoriales por no hacer bien su trabajo. Toda esta cadena produce una mezcolanza que, efectivamente, ha impuesto un tipo de pensamiento en estas dos últimas décadas.

Un pensamiento que ahora quieren debatir con el libro como arma.

Exacto. El libro es un arma cargada de futuro como decía el poeta. Si no estamos bien formados desde el punto de vista de comprender qué estamos haciendo, hacia dónde vamos y qué alternativas tenemos, estamos totalmente desarmados. Sin conocimiento cualquiera te puede robar la cartera. El sistema económico capitalista ha llegado al final de su trayecto. Esto no quiere decir que vaya a desaparecer pero sí que debe transformarse y estamos en un momento propicio para el cambio: los recuros naturales del planeta ya no dan más de sí, el sistema financiero ha llevado a las ruinas a países enteros, etc. En este contexto, es imprescindible encontrar alternativas. Y esas alternativas solo se pueden plantear desde el conocimiento.

A la “Casa de la Portera” s’hi fa teatre

El País té una minicategoria anomenada “las buenas noticias” on avui hi hem trobat aquesta notícia sobre “La Casa de la Portera”, un projecte que ha convertit una casa del barri de Lavapiés en escenari. Malgrat els temps que corren, sembla que el projecte va “viento en popa”. No hi ha crisi que pugui acabar amb les bones idees!

El País tiene una minicategoria llamada “las buenas notícias” en la que hoy hemos encontrado esta noticia sobre “La Casa de la Portera” un proyecto que ha convertido una casa del barrio de Lavapiés en escenario. A pesar de los tiempos que corren, parece que el proyecto va viento en popa. No hay crisis que acabe con las buenas ideas!

El milagro teatral de una ‘casa patera’

La sala independiente La Casa de la Portera se consolida como referente en un panorama teatral agónico

Javier Molina Madrid 18 JUL 2012

Los directores Alberto Puraenvidia y José Martret (con gafas). / Samuel Sánchez

Los directores Alberto Puraenvidia y José Martret (con gafas). / Samuel Sánchez

.

Se cansaron de esperar propuestas y tomaron la iniciativa. Alquilaron una casa oscura y decadente en el madrileño barrio de Lavapiés, reunieron a un grupo de amigos actores y montaron un chéjov palpitante que ha cautivado a la crítica y les ha convertido en teatro de referencia en la capital.

Parece ficción pero no lo es: el dúo formado por José Martret y Alberto Puraenvidia ha sacado adelante este proyecto desesperado partiendo de cero y en las condiciones más adversas. El 8 de marzo de 2012 estrenaron Ivan-Off, su versión del clásico ruso en la que 25 espectadores siguen la acción en dos habitaciones de 20 metros cuadrados. Tan solo tres meses después tienen cuatro obras en cartel, fruto de las propuestas recibidas por varios directores cautivados con la sala, y una afluencia de público insólita con listas de espera de dos semanas para comprar entradas: son La Casa de la Portera.

Martret y Puraenvidia miraron con pasmo las paredes ennegrecidas de aquel bajo polvoriento que había sido utilizado como hogar de la portera, como local de un grupo anarquista y como casa patera para inmigrantes sin techo. Y bajo esas mismas paredes que fueron testigo de las camas calientes que se turnaban los más desamparados, decidieron montar el teatro en el que creían. “La energía de la casa daba miedo”, cuenta Martret. Pero quizás esa misma energía, fruto de una tragedia colectiva, sea la culpable de la desgarradora verdad que trasmiten los artistas. El resultado es que una pequeña casa-teatro con una propuesta original y arriesgada ha pegado el pelotazo. Las claves: la calidad, el talento y el arte que emanan los intérpretes, capaces de convertir la obra en una experiencia conmovedora en la que un público absorto llora y ríe continuamente. Es imposible contenerse, porque los actores de La Casa de la Portera no actúan: viven, lloran, ríen, gritan, deliran, se emborrachan y agonizan ante el espectador.

El boca oreja masivo es la consecuencia lógica y gracias, a ello, La Casa de la Portera llena su escenario continuamente. Rara es la semana que no aparece por allí un actor famoso, un cantante conocido, un director de cine o un escritor de tirón. Mario Vargas Llosa quedó fascinado y declaró que había asistido a “dos horas de nihilismo ruso impresionantes”. Pero más que nihilismo ruso, la obra de Martret es un retrato de la depresión española. El autor trae a Chéjov a la España en crisis, corrupta y desesperada y lo hace siguiendo los pasos del teatro bonaerense, especialista en crear obras de arte en tiempos difíciles. Martret sabe que en Buenos Aires el teatro es un “magnífico enfermo”, como decía George Kauffmann, un teatro que supera cualquier obstáculo.

La historia del éxito de La Casa de la Portera nos remite a la de los porteños de Timbre 4, el piso convertido en escenario y en escuela por el director Claudio Tolcachir. El argentino convirtió su casa en un teatro, apiñó a 50 espectadores en un comedor y estrenó en 2005 una obra íntima y delirante que se llevó todos los premios de Buenos Aires y cautivó al público de Latinoamérica y Europa: La omisión de la familia Coleman. La Casa de la Portera parece seguir sus pasos, despacito y con buena letra, pero sin límites. Después del milagro actual saben que todo es posible. Sus sueños se están cumpliendo y la gente está recompensando el esfuerzo y el riesgo del proyecto. La vieja puerta del bajo D del número 24 de la angosta calle Abades aún guarda muchas sorpresas. El arte de verdad no entiende de crisis.

cinema espanyol: renovar-se o morir

El cinema espanyol està en hores baixes. Prou comprensible, tenint en compte les circumstàncies. A la secció de cultura de El País s’hi poden trobar almenys dos articles que posen de manifest la desgràcia de la indústria cinematogràfica, especialment, ara que pujarà l’IVA. L’últim d’aquest articles però, apunta ja alguns brins d’esperança. El mateix dia (ahir) es publicava un altre article sobre la segona edició del Festival de Cine Online: una idea per fer el cinema més accesible i participatiu. Per desgràcia (i això ja és descaradament subjectiu) encara es segueix necessitant la mà d’or dels patrocinadors… no és pot tenir tot! Us el deixem a continuació:

Malos tiempos para el cine español. Bastante comprensible, teniendo en cuenta las circunstancias. En la sección de cultura de El País se pueden encontrar por lo menos dos artículos que ponen de manifiesto la desgracia de la indústria cinematográfica, especialmente ahora que van a subir el IVA. El último de dichos artículos, sin embargo, termina con un soplo de esperanza. El mismo dia (ayer) se publicaba otro artículo sobre la segunda edición del Festival de Cine Online: una idea para hacer el cine más accesible y participativo. Por desgracia (y esto ya es descaradamente subjetivo) aún se sigue necesitando la mano de oro de los patrocinadores…no se puede tener todo. Os lo dejamos a continuación:

Soluciones piratas contra la piratería

El Festival de Cine Online exhibe gratuitamente seis filmes en todas las plataformas posibles: salas, Internet, dispositivos móviles y televisión.

La industria del cine está de capa caída, lo sabemos. Pero para eso está toda esa gente que rebosa ideas y propuestas. Y que las pone prueba. Una de ellas, la exhibición multiplataforma, la está testando entre el 9 y el 29 de julio filmotech.com, un portal de visionado de películas en streaming. El concepto –exhibir filmes simultáneamente allá donde sea posible: salas, Internet, dispositivos móviles y televisión- constituye el Festival de Cine Online, que este año celebra su segunda edición.

La iniciativa, pionera universal, es gratuita y también participativa: además de ver las películas en cartel, todas españolas, los espectadores pueden votar su favorita. La ganadora obtiene el Premio del público, mientras que un grupo de profesionales de la cinematografía elige la que es a su entender la mejor propuesta, que recibe el Premio del jurado, acompañado de 2.500 euros y la emisión del filme en el Canal de Autor de TCM.

En esta edición, la Sección oficial del festival la componen Amanecidos, de Yonay Boix y Pol Aregall; Buenas noches España, de Raya Martin; Diamond Inside, de Luis Sánchez Alba y el colectivo Boa Mistura; El alma de las moscas, de Jonathan Cenzual; Enxaneta, de Alfonso Amador; y La mujer del eternauta, de Adán Aliaga. “Son todas películas de 2011 e inéditas, es decir, que no se han mostrado ni en salas de cine ni en DVD, pero que son de calidad”, explica Juan Alía, el director de la iniciativa.

Su visionado será simultáneo en la web del Festival, en Orange TV, a través de móviles y tabletas, y los jueves en la sala de la Cineteca del Matadero de Madrid. Entre los miembros del jurado que decidirá los destinos de los 2.500 euros del premio, destacan nombres como los del director Max Lemcke, el periodista y director de la web Ámbito Cultural Ramón Pernas, o el crítico Jaume Figueras.

El enigma de cómo puede salir rentable exhibir estas películas gratuitamente tiene respuesta de Perogrullo: el presupuesto llega de empresas patrocinadoras. “Gracias a ellas se hacen posible los visionados ante el público, que se familiariza con los autores, y además proporcionan una retribución para las productoras”.

A través de las múltiples plataformas de las que se vale el Festival de Cine Online, el año pasado siguieron la primera edición más de 85.000 personas. “Es cine de autor, de jóvenes directores que así se dan a conocer”, apunta Alía. Y además, sirve de pócima contra la piratería, atacada con sus propios medios.